lunes, 10 de marzo de 2014

En defensa de Venezuela. Nuestro apoyo al gobierno y al pueblo venezolano

Indignados por la agresión que sufre el pueblo venezolano por parte de grupos violentos de ultraderecha que intentan romper el orden constitucional,

Manifestamos: 

Nuestro apoyo al derecho que tiene el pueblo venezolano a tomar decisiones sobre su futuro en el marco de su constitución y los mecanismos legales vigentes.

Nuestro repudio a versiones tendenciosas sobre lo que está ocurriendo en Venezuela que reproducen cadenas mediáticas monopólicas vinculadas a grandes grupos económicos.

Nuestro repudio a declaraciones e injerencias de funcionarios del gobierno de Estados Unidos y de Panamá.

Nuestro apoyo a la convocatoria a la paz y el diálogo realizada por el presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro a la que han adherido representantes de distintos sectores de la sociedad, incluidos dirigentes de la oposición.

Nuestra solidaridad  con los familiares de las víctimas de la violencia a quien acompañamos en su dolor y sus reclamos de justicia y castigo a los culpables.

Nuestro reconocimiento al gobierno de Venezuela por logros reconocidos por las Naciones Unidas como el de ser el país menos desigual del continente (Indice Guini), territorio libre de analfabetismo y ser el segundo país en el continente y el quinto en el mundo por su porcentaje de matricula universitaria.

Nuestro reconocimiento al derecho que tiene el pueblo de Venezuela de realizar sus propio proyecto de país a partir de premisas contenidas en el Programa de la Patria, como la construcción del socialismo, recuperar las banderas independentistas de los libertadores, convertirse en una potencia económica, cultural y  ejemplo de equidad social, abogar por un mundo multipolar y en paz y por la defensa del planeta y la conservación de la especie humana.

Nuestro reconocimiento del derecho indiscutible que tiene el pueblo y el gobierno venezolano de continuar con su experimento político y social, que sin duda abrirá nuevos debates en una humanidad amenazada por el hambre, las guerras y las catástrofes climáticas.


Dirección para adhesiones:



sábado, 8 de marzo de 2014

Acto de denuncia contra la exclusión de enfermos por los recortes de Rajoy en sanidad

Soy Mario Cortés, compañero vuestro de PLATAFORMA CIUDADANA YA.
Soy un enfermo de hepatitis C, genotipo 4 desde hace 18 años. En 2007 estuve un año con Interferon y Ribabirina, pero no me curó. Ahora ha salido una nueva medicación, SOVALDI, que si cura mi enfermedad, pero me lo niegan porque es muy caro. Me dice mi doctora que no hay dinero. Literalmente.
Pertenezco a una asociación, LA RED SOLIDARIA ANTIRREPRESIVA. Hemos organizado una concentración para el próximo martes 18 de marzo, en la puerta del sol. Para denunciar mi caso ante la Consejería de sanidad madrileña.

También vamos a denunciar el caso de una niña, con una enfermedad rara que le han suprimido una medicación que le iba muy bien por otra genérica, que ha empeorado su situación clínica de tal manera que necesita oxígeno casi las 24 horas del día.

Tenemos también otra chica con cáncer que esta en paro y no tiene cobertura de la seguridad social, la obligan a pagarse ella el tratamiento contra el cáncer, y no dispone de dinero.

El motivo de este mensaje es solicitar vuestro apoyo para el acto, e invitaros a participar en la rueda de prensa que daremos. También que colaboréis con nosotros si conocéis casos similares de enfermos desprotegidos, para unirlos a la denuncia conjunta que haremos en la Consejería de sanidad madrileña.

He pedido permiso a delegación de gobierno para: CONCENTRACION EL MARTES 18 DE MARZO A LAS 11.30 HORAS EN PUERTA DEL SOL Y MANIFESTACIÓN A LAS 12.30 HORAS. HASTA LA CONSEJERÍA DE SANIDAD MADRILEÑA.
Por favor, ruego que colaboren con nosotros en este acto y que cualquier enfermo que se quiera sumar a la denuncia conjunta que vamos a poner que contacte conmigo.
RUEGO RESPUESTA URGENTE A MARIO CORTES:
644395689
Muchas gracias y un cordial abrazo.



8 de Marzo. Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Por el Frente Amplio no excluyente

Desde LA IZQUIERDA luchamos contra todas las discriminaciones y por conseguir la igualdad, de manera especial este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora; y lo hacemos junto a todas aquellas personas, colectivos, movimientos, asambleas y organizaciones que, como nosotros, trabajamos por ese necesario y urgente Frente Amplio no excluyente.

Nuestras razones son las siguientes:

-  La precariedad laboral
-  La brecha salarial entre hombres y mujeres
-  La desigualdad de oportunidades
-  La feminización de la pobreza
-  La sobrecarga e Invisibilidad de los cuidados
-  La ausencia de corresponsabilidad en el trabajo doméstico y de cuidados
-  La violencia machista
-  La cultura patriarcal
-  La  ley del aborto
-  La represión del derecho a la identidad personal
-  La expropiación del cuerpo

En definitiva contra la precariedad, la explotación y la exclusión social. Desde LA IZQUIERDA llamamos a toda la sociedad a la movilización, a seguir defendiendo la igualdad y la justicia social.


jueves, 6 de marzo de 2014

Cuando alguien quiere volar dale el doble de cuerda

Javier Madrazo Lavín | Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía; parlamentario de Ezker Batua-Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009.
Fuente: http://javiermadrazo.wordpress.com/

Un buen amigo, hablando de las dificultades que surgen en la convivencia en pareja, entre amigos e incluso en el trabajo, siempre hace un mismo comentario, fruto de la observación y la experiencia: “Cuando alguien quiere volar dale el doble de cuerda”. Es, sin duda alguna, una actitud inteligente, que parte de la escucha, la comprensión y el respeto. Vienen a mi memoria estas palabras, cargadas de sabiduría, cuando pienso en la actitud del Gobierno del Estado español y las dos formaciones mayoritarias -PP y PSOE- cada vez que Euskadi y Catalunya reivindican el derecho que les asiste a decidir su futuro.

Todas las personas tenemos sueños y aspiraciones; los pueblos, también. Se podrán compartir o no, se entenderán o no, pero nadie está autorizado para negarlos. Aún recuerdo la impotencia que sentía cuando siendo coordinador general de Izquierda Unida en Euskadi me acusaban, como si fueran delitos y yo un peligroso delincuente, de actuar como un lunático independentista, un soberanista que merecía ser condenado o un nacionalista radical, próximo a la izquierda abertzale, por defender el derecho a decidir. Nunca tuve la oportunidad de explicar el porqué las personas y los pueblos del mismo modo que podemos pensar igualmente podemos decidir.

Quienes niegan este derecho niegan la esencia misma de la democracia, aunque cínicamente apelen a ella para legitimar su intransigencia. Coartar la voluntad de las personas y los pueblos es un gran error. Sólo se logra alejarles aún más, cuando no perderles. Euskadi y Catalunya tienen que ver reconocido su derecho a ser aquello que su ciudadanía desee, pero no únicamente como naciones que lo son, sino también, y sobre todo, como comunidades que se preocupan por el desempleo, los recortes, las privatizaciones, los abusos,…. Cometemos un gran error si creemos que el derecho a decidir se agota en un referéndum para determinar si somos un pueblo independiente o no,…

Afortunadamente, decidir es muchas más,… Y por eso le tienen tanto miedo, y unos y otros, en definitiva los mismos, cierran filas para impedir su ejercicio. Decidir Implica poder decir no a quienes nos imponen la reforma laboral, el copago sanitario, la explotación de la juventud, la marginación de muchas mujeres, el trato a las personas inmigrantes, el olvido de la tercera edad,… Por ello, me inquietan tanto quienes vetan el derecho de Catalunya a decidir su futuro el próximo mes de noviembre como quienes impulsan políticas regresivas siguiendo los dictados del FMI, el Banco Central Europeo o la Comisión Europea. Ni unos ni otros están en esa izquierda que añoro, en la que tanto confío, aunque no siempre sepa estar a la altura que a me gustaría.

sábado, 22 de febrero de 2014

Juntos podemos

Javier Madrazo Lavín | Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía; parlamentario de Ezker Batua-Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009.
Nunca la izquierda lo ha tenido mejor en la historia reciente de España para sumar fuerzas en su ámbito de influencia y generar ilusión en una ciudadanía indignada ante los abusos de los que está siendo víctima. Las instituciones más representativas del Estado, la monarquía, los partidos políticos, e incluso la justicia, están perdiendo credibilidad, y con ella la legitimidad que se les presupone, como consecuencia de sus propios errores.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha incumplido su programa electoral, el PSOE carece de liderazgo en la izquierda y la Casa Real sabe que sólo la mentira de la infanta Cristina y la sumisión de funcionarios públicos afines pueden salvar a la hija de Juan Carlos I de responder ante un Tribunal, acusada por blanqueo de dinero y delito fiscal, aunque lo cierto es que la ciudadanía ha dictado su propia sentencia y le ha condenado ya por corrupción.
La crisis económica ha coincidido con una crisis de valores y una crisis institucional, que comparten un mismo origen. Hablamos de un modelo de desarrollo neoliberal, en el que los poderes establecidos se alimentan y defienden para perpetuarse y consolidar sus privilegios. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea imponen sus reglas, dictan políticas acordes a sus intereses y condicionan, con sus decisiones, la vida de millones de personas, que dejan de ser clase media para sentir la amenaza de la pobreza.
Sin duda alguna, nos encontramos en un buen momento para que la Izquierda, en su sentido más amplio y plural, cobre protagonismo y recupere el espacio perdido. Cada día son más las personas que buscan respuestas a su frustración e impotencia, preocupadas porque saben que los anuncios del Gobierno sobre una pronta salida de la crisis son sólo frases hechas, slogans carentes de verdad, como lo fueron los llamados brotes verdes, que después sólo trajeron más paro, recortes y privaciones.
Habrá quienes en este escenario se inclinen hacia posiciones de extrema derecha y canalicen su malestar contra la inmigración o el sector público, olvidando que los culpables de su situación son la banca, la patronal y el gran capital. Sin embargo, afortunadamente, son más quienes ponen su esperanza en la izquierda. El éxito cosechado por la huelga de limpieza en Madrid, las protestas de Gamonal (Burgos) o la llamada “Marea Blanca” constituye un aliciente para la defensa futura de la movilización social como motor de cambio y transformación.
Toda una lección para la Izquierda en su conjunto, que debe interiorizar el mensaje recibido: juntos llegamos más lejos. La ciudadanía ha hecho bandera del sentido común y el compromiso cívico, logrando, desde la unidad de acción, recuperar políticas de cohesión y justicia, como es la sanidad pública y gratuita, que les estaba siendo arrebatada para favorecer el enriquecimiento de empresas privadas, que quieren hacer negocio de los derechos fundamentales.
Una vez más, la sociedad va muy por delante de la política. Mientras la ciudadanía es consciente del valor de remar en la misma dirección, la izquierda aún camina dividida. Las elecciones europeas podrían marcar un punto de partida, basado en un programa y en una candidatura lo más amplia posible, pero todo indica que no será así. Izquierda Unida acudirá a los comicios en alianza con Iniciativa per Catalunya y Batzarre (Navarra), ERC lo hará previsiblemente en solitario, Bildu concurrirá en compañía de BNG y CUP y Compromís suscribirá coalición con Equo.
Este escenario no invita al optimismo. Las formaciones políticas de izquierda con un mayor nivel de representación juegan sus bazas y hacen sus propios cálculos, olvidando que las personas que confían en ellas reivindican diálogo y acuerdo para que sean más fuertes en las instituciones, en detrimento del bipartidismo (PP/PSOE). Son muchas las voces en la izquierda que recelan de las siglas consolidadas y miran con atención a nuevos movimientos, surgidos desde la indignación, como Podemos, que tiene como referente y promotor a Pablo Iglesias.
Hasta la fecha han logrado reunir más de 89000 firmas de apoyo en muy pocos días , así como están teniendo un gran éxito de asistencia en las múltiples presentaciones del proyecto así como en la constitución de los grupos locales. Defienden con radicalidad un proceso de primarias y de empoderamiento ciudadano, apostando por la conformación un gran Frente de Izquierdas a través de una candidatura única a los comicios europeos, con las diferentes organizaciones de la izquierda transformadora y del ecologismo político .
Se trata de tejer una alternativa real contra los recortes y superar el modelo tradicional de los partidos políticos, que también afecta en su vida interna a las formaciones de izquierda, para poder restablecer la confianza perdida. Escribiendo estas líneas, me vienen a la memoria unas palabras del poeta argentino Juan Gelman, recientemente fallecido. Decían así: “Aunque esté un poquito lastimada, mantengo mi esperanza en la izquierda”.

martes, 18 de febrero de 2014

Manifestación del 8 de Marzo del día internacional de la mujer

Porque el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, su sexualidad y su maternidad no lo controla ningún estado, ningún gobierno, ninguna iglesia.

La reforma de la ley del aborto de Gallardón es un atentado contra las mujeres y nuestros derechos, por ello, el 8 de marzo tomaremos las calles de Madrid y del resto del estado para plantarles cara y reivindicar un aborto libre y gratuito.

En nuestro úteros no se legisla.
Nuestro cuerpos no se maltratan.
Nuestros derechos no se recortan.


miércoles, 12 de febrero de 2014

"Somos un pueblo que sufre, pero que está en pié"


Dos escritores, un vasco y un tuareg, hablan de una realidad oculta en el norte de Mali
“SOMOS UN PUEBLO QUE SUFRE, PERO QUE ESTÁ DE PIÉ”
Julio Flor / Santurtzi
Los escritores Carlos Ortiz de Zarate y Moussa Ag Assarid juntaron su quehacer literario el pasado viernes en Santurtzi para hablar de una realidad silenciada, la que palpita en la parte septentrional de Malí, conocida como el Azawad, donde diferentes pueblos, entre ellos el tuareg, reivindican la independencia respecto al Estado fallido de Malí.
“El norte de Mali es tan grande como Francia. Allí convivimos cuatro etnias, entre ellas los tuareg, que hemos convivido sin problemas. No hay industrias, ni carreteras, ni dispensarios... Vivimos con la naturaleza que nos da lo indispensable. Cada día pasamos de 60 grados, incluso 70, de temperatura, a los cero grados del anochecer. Y tenemos que buscar el agua a 100 metros bajo tierra. Hemos sufrido tremendas sequías, la última en 2010… Pero lo peor de todo es la guerra a la que nos condena la opresión del Estado de Malí”
Fueron las palabras tranquilas del tuareg Moussa Ag Assarid, uno de los pocos universitarios que desde el desierto del Sahara viajaron a Francia para estudiar en sus universidades y publicar diversos libros, uno de ellos “En el desierto no hay atascos” ha conseguido vender más de 70.000 ejemplares. “Mali quiere confrontar a los sedentarios contra los nómadas, cuando ya hemos demostrado que sabemos convivir”.
Moussa explicó que el gobierno títere de Mali (que se lleva una parte importante de los negocios que Francia dirige en las ricas tierras de Malí) ha enviado terroristas a la zona del Azawad, lo que le ha servido a Francia como pretexto para intervenir militarmente en la zona, ante el silencio de Europa. “Nadie tiene que venir a solucionar nuestros problemas. Esos problemas los debemos resolver nosotros. Con sus políticas neocoloniales, el Azawad es un hoy un pueblo que se ahoga. Tiendo la mano hacia los pueblos. No hacia los Estados. Pido la solidaridad del pueblo vasco”.
El escritor Ortiz de Zarate (Santurtzi, 1944) confirmó que “Mali es un estado fantoche y títere de más altos intereses”. “La intervención militar en el norte de Mali (2013) puso fin a graves conflictos, pero también al sueño de ciudadanas y ciudadanos que han sabido organizar sus territorios desde la Antigüedad, habiendo creado poderosos imperios. Ellos no han cesado de argumentar en el desierto sus propuestas desde que los descolonizadores franceses los incluyeron en un Estado que no comparte sus preocupaciones, intereses o proyectos”
En la novela de Ortiz de Zarate “El principado de la Fortuna” se presenta la perspectiva de la última insurrección tuareg, que se produjo en la privamera de 2012. Su libro recoge los acontecimientos, con hechos y personajes reales, hasta el otoño, en que se zanja, en falso, el conflicto con la intervención militar promovida por el presidente Hollande. Sus dos personajes principales (inventados), Yves de la Hay y Ahmed Lakkhoua, presentan las perspectivas de la última insurrección tuareg. Yves de la Hay es un alto funcionario del Quai d'Orsay, especializado en la región del Sahara. Ahmed Lakkhoua es un tuareg, potente empresario cuyo negocio proviene del tráfico de objetos de lujo, incluidos seres humanos que circulan por el Sahara e interlocutor y agente de Francia en la región
La novela “El principado de la Fortuna”, del que fuera profesor en Santurtzi, Carlos Ortiz de Zarate, muestra el abandono de las poblaciones trashumantes del Sahara, víctimas del tránsito mortífero de drogas, armas, rehenes y extremismos de los que, a lo largo de la historia, han huido los antepasados de los Lakkhoua, desde la invasión de los almorávides al imperio de Ghana.
Ambos escritores son una ventana abierta a la información, al encuentro de las culturas. La luz de los textos de Ortiz de Zarate y Ag Assarid llegan a las librerías para seguir indagando en una realidad que se nos escapa, si bien no está muy lejos de nosotros, y que explica algunas de las incertidumbres del siglo XXI. En su libro “En el desierto no hay atascos”, el escritor tuareg lamenta que “los nómadas nunca hemos conseguido estar incluidos en ninguna disposición administrativa. En Mali nos definimos por nuestra relación con una etnia antes que por un país. Desde que tenía unos trece años me ha tocado amalgamarme en alguna otra cultura sin olvida la mía”.
Moussa deja en el aire, con su libro, una pregunta: “¿Es posible que no haya sufrimiento que no sea fértil?”, con el que expresa su optimismo cara al futuro. Una esperanza que ni oculta ni desconoce el alto coste en sufrimiento humano que aún les espera a los suyos en el desierto del Azawad.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Acta de Acuerdos de la reunión celebrada el 1 de febrero en la Casa Tricolor

Se realizo en Madrid, este pasado sábado 1 de febrero y en la Casa Tricolor, sede de la Federación Estatal de Foros por la Memoria y de Federación Republicanos, un encuentro autoconvocado por distintas organizaciones y personas tanto nacionalistas como la izquierda rupturista y movimientos sociales pertenecientes, entre otras, a las siguientes:

Organizaciones: LA IZQUIERDA (Ezker Batua - Berdeak EB-B, Iniciativa Socialista de Izquierdas ISI, Nova Esquerda Galega NEG, Plataforma Ciudadana YA PCYA, Colectivo Red Verde de Extremadura CRV-Ex, Compromiso Socialista CS, Unión de la Izquierda Socialista de Aragón UISA, Madrid Socialista MaS, y Convergencia por Extremadura CEx), ARCO-Coslada, Republicanos-RPS, Izquierda Castellana, Movimientos por el Frente Amplio Canarios (MxFA), Partido de los Trabajadores (PTE-ORT) y Red Solidaria Antirrepresiva (RSA).

Personas que participaban a título individual pertenecientes a las siguientes organizaciones: Coordinadora de Plataformas en Defensa de las Personas Desempleadas (PDPD),  Democracia Integral, 15M-SanBlas.

En el mismo se analizo fundamentalmente la necesidad de construir un Frente Amplio no excluyente. En la reunión estaba prevista la presencia de un representante de PODEMOS quien se disculpo de estar en la reunión por problemas de agenda.

Dada la pluralidad de posiciones sobre las posibilidades concretas de vehiculizar este Frente las organizaciones convocadas resolvieron principalmente varios puntos de coincidencia:

1.- Ser parte de la autoconvocatoria que se realizara en Compostela con el objetivo de debatir la necesidad  de la formación del más amplio frente de organizaciones rupturistas.
2.- Ampliar el espacio de la Izquierda rupturista como otro motor unitario que impulse el Frente Amplio no excluyente.
3.- Apoyar las próximas movilizaciones de las mareas ciudadanas, las acciones de la PAH para impedir desahucios, las marchas por la dignidad y obreras; así como todas las acciones de lucha, manifestaciones, concentraciones y huelgas que se convoquen para la defensa de las clases populares.
4.- Que las organizaciones y personas interesadas en participar en Podemos mantuvieran su propio espacio de coordinación.


domingo, 2 de febrero de 2014

Compromiso por Asturias decide apoyar el proceso constituyente de PODEMOS Asturias

Compromiso por Asturias ha decidido hoy en su Concejo Abierto apoyar y participar en el proceso constituyente de PODEMOS Asturias, a su vez forma que anima a la izquierda, el ecologismo y al asturianismo político a participar en el proceso para enriquecerlo con sus aportaciones.

En la junta celebrada en la CSOA La Madreña en Oviedo la organización soberanista ha visto como muy positivo el talante abierto y participativo del nuevo proceso constituyente en Asturias, muy en la línea de lo que se aprobara en el Congreso Fundacional de Compromiso por Asturias en Junio de 2012.

Desde Compromiso por Asturias consideran básico abrir el camino a superar el régimen de la Transición y de la Constitución de 1978 que ha establecido el sistema político-empresarial donde los dos partidos mayoritarios PP y PSOE, son el garante de los intereses de una minoría económica que se enriquece con la privatización de los servicios públicos y la eliminación de los drechos de la mayoría social.

Para la organización también es fundamental la necesidad de que Asturias recupere su soberanía económica, política y cultural frente a las instituciones europeas gobernadas por entidades en sin carácter democrático ninguno, como la Troika, el BCE o el FMI.

Fuente:

- - - - -

Compromisu por Asturies decide sofitar el procesu constituyente de Podemos Asturies

Compromisu por Asturies decidió güei nel so Conceyu Abiertu apoyar y participar nel procesu constituyente de Podemos Asturies, de la mesma forma qu’anima a la izquierda, l’ecoloxismu y al asturianismu políticu a participar nel procesu pa enrequicelu coles sos aportaciones.

Na xunta celebrada na CSOA La Madreña n’Uviéu la organización soberanista vio como mui positivu’l calter abiertu y participativu del nuevu procesu constituyente n’Asturies, mui na llínea de lo que s’aprebara nel Congresu Fundacional de Compromisu por Asturies en Xunu de 2012.

Dende Compromisu por Asturies consideren básicu abrir el camín a superar el réxime de la Transición y de la Constitución de 1978 qu’estableció el sistema políticu-empresarial onde los dos partíos mayoritarios PP y PSOE, son el garante de los intereses de una minoría económica que s’enriquez cola privatización de los servicios públicos y la eliminación de los drechos de la mayoría social.

Pa la organización también ye fundamental la necesidá de qu’Asturies recupere la so soberanía económica, política y cultural frente a les instituciones europees gobernaes por entidaes en sin cálter democráticu nengún, como la Troika, el BCE o’l FMI.

Petición URGENTE a la Consejería de Sanidad para que dispense tratamiento a Mario Cortés

Mario Cortés Morales es un enfermo de Hepatitis C desde hace 18 años. Al igual que muchos otros enfermos con esta misma enfermedad, no solo sufre las consecuencias de la enfermedad, sino también del abandono del sistema de salud. El tratamiento que debe recibir es muy caro y no lo costea la sanidad pública. Esta situación implica una segura sentencia de muerte en pocos años.

Para revertir esta situación, y hacer posible que Mario Cortés reciba de la Sanidad Pública el tratamiento que necesita (tratamiento de uso compasivo de Solvadi), firma la siguiente petición en Change.org:

jueves, 30 de enero de 2014

Consideraciones sobre la configuración de un bloque político y social rupturista

En las últimas décadas ha sido una constante la división de las plataformas políticas y sociales que están por la ruptura democrática, por el reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado español y la defensa del principio de autodeterminación de los pueblos.

El personalismo de una buena parte de los dirigentes de dichas plataformas, cada uno de ellos defendiendo la “hegemonía” de su pequeña organización frente a las demás, ha contribuido de forma sustancial a consolidar esta situación.

Estimamos que en los últimos meses se han dado pasos importantes en el acercamiento de muchas de las organizaciones que deben conformar este frente político y social rupturista, llamado a tomar el poder si realmente se pretende que lleguemos a sustituir el actual sistema capitalista–corrupto por un sistema socialista.

Tras buen número de conversaciones en las últimas semanas, hay un notable consenso en que tenga lugar una reunión en Santiago de Compostela, en un periodo breve de tiempo, de todas estas organizaciones con el fin de debatir y alcanzar la más amplia coordinación posible de la izquierda.

Cara a este encuentro de las fuerzas rupturistas de todo el territorio, nos parece de gran interés la reunión que con carácter abierto y de autoconvocatoria, va a tener lugar en Madrid el día 1 de febrero a las 16:00h en la Casa Tricolor, sede de la Federación Estatal de Foros por la Memoria y de Federación Republicanos, Calle Los Andaluces, 20, posterior. Vallecas (Metro Miguel Hernández).

Movimiento por el Frente Amplio-Canarias

La iniciativa Podemos. Por Íñigo Errejón

La Iniciativa Podemos, impulsada por activistas e intelectuales, de cara a las elecciones de mayo al parlamento Europeo, se reclama “no un partido ni una coalición de partidos sino un método para el protagonismo ciudadano y popular”. Propone que las fuerzas políticas por la superación del régimen caduco de 1978 y de la Unión Europea neoliberal y oligárquica confluyan en torno a un programa mínimo de recuperación de la democracia y la soberanía popular secuestradas, freno a los recortes y el empobrecimiento y rechazo de la deuda ilegítima. Propone además que la composición de las listas electorales y del programa final sea el resultado del protagonismo ciudadano abierto. Ello porque parte de la premisa de que hay mucho más descontento popular fuera de las organizaciones políticas tradicionales que dentro, y que la construcción de un pueblo por el cambio político y la refundación del país (o, en el caso del Estado Español atravesado por la plurinacionalidad, los países) pasa por mecanismos de participación que cuenten con, pero vayan más allá de, los procedimientos internos de las organizaciones.

Podemos ha iniciado un proceso de recogida de apoyos que ya ha agitado notablemente el tablero político y abre una posibilidad de incorporar a él importantes bolsas de descontento inorgánico. La iniciativa solicitó para dar el siguiente paso adelante recibir al menos 50 mil avales ciudadanos por internet antes del 8 de febrero: los logró en menos de 48 horas y ahora continúa por los 75 mil. Al mismo tiempo, se han ido creando, en un interesante proceso de desbordamiento, “Círculos Podemos” por todo el país, en muchos casos por ciudadanos anónimos, que plantean ahora el reto de saber estructurar este modesto pero creciente caudal político en formas democráticas de participación que no asfixien la ilusión en el militantismo ni entren a disputar un hueco en el abultado y estrecho mercado de siglas existentes.

Al menos tres rasgos de la iniciativa Podemos remiten a las enseñanzas de los procesos de ruptura popular y cambio político en Latinoamérica, que algunos de sus impulsores han estudiado en profundidad. En primer lugar, el uso estratégico de los liderazgos, en particular mediáticos, como el de Pablo Iglesias, y de formas plebiscitarias como palancas para abrir dinámicas de protagonismo popular, algo que fricciona con la matriz liberal de buena parte de las izquierdas europeas. En segundo lugar, la impugnación del modelo según el cual (pese a las numerosas experiencias en contra) la fuerza se acumula en “lo social” y después se expresa en “lo político”, apostando por el contrario porque sea la dinámica político-electoral un momento de articulación de voluntad popular por el cambio donde antes sólo había fragmentos. En tercer lugar, la convicción de que para alterar sustancialmente las correlaciones de fuerza los que desafían el orden constituido deben proponer nuevos alineamientos, nuevas fronteras que construyan nuevas identificaciones. De ahí la voluntad de tener un pie en el sentido común de su tiempo y otro en sus posibilidades más avanzadas. De ahí el discurso democrático-popular y relativamente transversal, que asalta los significantes vacíos fundamentales de su tiempo (“democracia”, “país/patria”, etc.) con el que la iniciativa está ampliando el campo político usando un lenguaje y unas figuras que van más allá de los marcos de la izquierda, para incorporar y articular el descontento con la “casta política” y los recortes, en un sentido plebeyo-ciudadano (aquí es clave la traducción geopolítica de las experiencias latinoamericanas) y transformador (lo que en el caso español sólo puede significar destituyente-constituyente) en lugar de gatopardiano o conservador.

Sea cual sea la evolución de esta arriesgada iniciativa, ha llegado a remover un escenario político en impasse, más necesitado de audacia, comprensión de la contingencia de la política y miradas largas que de prudencias y apego a las sagradas escrituras, que han sido contradichas en todos y cada uno de los procesos de ruptura e irrupción popular.

domingo, 26 de enero de 2014

Eyré (ANOVA) reitera su apuesta por el frente amplio no excluyente

En declaraciones al diario El Progreso (http://elprogreso.galiciae.com/), Luis Eyré, responsable de Relaciones Políticas de ANOVA, la organización que lidera Xosé Manuel Beiras, ha reiterado "su apuesta por el frente amplio no excluyente propuesto por Beiras y aceptado por unanimidad por la Coordinadora Nacional".

De cara a las elecciones europeas, Eyré reitera su "apuesta por el frente amplio no excluyente propuesto por Beiras y aceptado por unanimidad por la Coordinadora Nacional".

Cree que "hay que arriesgar" y que si esta opción "madura" ni a Esquerda Unida, ni al BNG ni a Anova "les quedaría otra que participar".

"Soy optimista y creo que puede haber buenas noticias en cuestión de semanas", avanza.

sábado, 25 de enero de 2014

A no mucho tardar PODEMOS y COMPROMÍS irán de la mano empoderando a la ciudadanía

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

Me escribe Enrique Xusto Cerviño, autor del libro EL DESAFÍO DEMOCRÁTICO, dedicado al  Movimiento 15M (http://goo.gl/OEq28f), para hacerme llegar el último artículo de opinión que  el Analista Electoral Jaime Miquel publica en La Voz de Galicia titulado "La ruptura  consiste en ganar elecciones a los partidos" (http://goo.gl/WoiaYg)

Mi respuesta a Enrique Xusto Cerviño ha sido que "A no mucho tardar PODEMOS y COMPROMÍS irán  de la mano. Ambos proyectos son cooperativas políticas para empoderar a la ciudadanía".

ICV ya se ha dado cuenta del poder que encierran estas iniciativas que laboran por empoderar  a la ciudadanía. Como expone Joan Herrera en la prensa en un artículo publicado hoy: "ICV  invita a Podemos a una alianza que sirva para construir una alternativa a la derecha  salvaje. ICV quiere hacerlo posible con IU, Cha, Equo, AGE, Compromís, Mes... Y con  movimientos sociales" (http://goo.gl/U8xEY6)

He aprovechado mi mensaje al amigo Enrique Xusto para dejarte un vídeo de la presentación de  PODEMOS, por parte de Pablo Iglesias, en Gijón ayer día 24.01.2014. Lo que expone Pablo  Iglesias, como se puede ver, no es otra cosa que El Desafío Democrático que él dedicó al  Movimiento 15M llamándolo a organizarse políticamente.-

Así como para animarle, lo hago extensivo a todos/as vosotros, a sumarse a la iniciativa PODEMOS. A continuación os dejo el enlace para poderlo hacer.-

Al final será lo que nosotros/as, como ciudadanía, deseemos que sea. Si nos empoderamos lo  demás vendrá dado, pues el objetivo es compartido: Pablo Iglesias llama a las fuerzas de  izquierda a unirse en listas electorales abiertas (http://goo.gl/jDh4iJ).

Y si nos unimos en listas electorales abiertas los espacios ciudadanos de ruptura y las organizaciones de la izquierda transformadora, conseguiremos acabar con los clásicos partidos políticos piramidales, herederos del centralismo democrático, dándo nacimiento a lo  que se conoce como un Movimiento-red: no una sino una suma de organizaciones, de distintos  tamaños, cada una con su especialización funcional, que tengan una relación a la vez de  conexión y autonomía.

Como siempre digo estas son mis ideas que dejo a vuestro mejor criterio.

jueves, 23 de enero de 2014

LA IZQUIERDA se solidariza con Radio San Borondón

El espacio de confluencia LA IZQUIERDA, formado por ocho formaciones políticas y sociales de distintos ámbitos autonómicos (más dos observadoras), se solidariza con Radio San Borondón y le expresa todo su apoyo y colaboración en su resistencia frente al Gobierno de Canarias  que, al parecer, pretende cerrar la emisora.

Explican en LA IZQUIERDA que distintas informaciones apuntan a que el Gobierno canario busca la manera de clausurar las emisiones de Radio San Borondón, punta de lanza del Centro de la Cultura Popular Canaria, y quizá su máxima expresión por el alcance y difusión de su cobertura en las islas. Todo el proyecto cultural San Borondón tiene como lema “La Voz del Pueblo” y esto es lo que parece molestar especialmente al Gobierno de Canarias.

Según LA IZQUIERDA, Radio San Borondón ha desvelado intenciones escondidas en proyectos gubernamentales, ha denunciado incumplimientos y transgresiones desde el poder político y empresarial, ha desvelado alianzas inmorales entre lo público y lo privado, y ha dado, efectivamente, la voz al pueblo y a sus diversas expresiones políticas, sociales y culturales. Todo esto se ha convertido en una piedra en el zapato del Gobierno canario, una piedra molesta que intenta sacarse haciendo lo que cualquier Gobierno autoritario haría: cancelar la licencia para la emisión de radio.

Advierten en LA IZQUIERDA que ese espacio político-social de diez formaciones y partidos promoverá cuantas iniciativas sean necesarias en el Estado español para denunciar y evitar el cierre de Radio San Borondón e implicará en ellas a cuantas organizaciones políticas y sociales estén dispuestas a luchar por la libertad de expresión, último baluarte de los derechos fundamentales que algunos falsos gobiernos demócratas quieren derribar. Hoy es Radio San Borondón, mañana será cualquier medio digital. ¡No pasarán!

miércoles, 22 de enero de 2014

Podemos, sí, ¿pero queremos?

Santiago Alba Rico* | Cuarto Poder
Santiago-Alba-Rico
La iniciativa Podemoscuyo mascarón de proa es Pablo Iglesias, ha generado una enorme respuesta y también un vivo debate dentro de la izquierda. Muchas de las críticas a esta iniciativa son razonables aunque, a mi juicio, parten de un análisis erróneo de la realidad.

Si hubiera una firme conciencia de clases (y en el supuesto de que pudiéramos definir bien los dos términos) y un potente movimiento de masas, si hubiera un partido capaz de catalizar todo el malestar social generado por la crisis, si al menos la gente tuviera muy claro el horizonte de ruptura con el capitalismo que exigen las circunstancias, Podemos sería un atentado a la unidad y un obstáculo para el triunfo revolucionario. Pero lo que hay es, de un lado, un bipartidismo de izquierdas incapaz de llegar a la mayoría social, ni sobre el terreno ni a través de elecciones, y por otro una mayoría social que, sin las ideas claras, cada vez está más harta y cada vez se moviliza más. Son estos dos datos (la división y la impotencia de la izquierda y la falta de claridad del malestar social) las que justifican, si no reclaman, una iniciativa como Podemos. Los peligros, en una y otra dirección, son evidentes y algunas críticas las señalan certeramente: uno es el de contribuir a fraccionar aún más la izquierda; el otro el de hacer demasiadas concesiones al “sentido común” general (que es un precipitado mixto de consumismo, conservadurismo y razonable moralidad abstracta). Si la izquierda fuera hoy realmente una alternativa de gobierno, Podemos sería un insulto. Si la mayoría social tuviese una conciencia transparente de los peligros que nos amenazan, Podemos sería superfluo. De lo que se trata es de comprender que nos hallamos en una encrucijada en la que el bipartidismo de izquierdas no puede conquistar ni el poder ni la calle y en el que el malestar de la gente, que está ya en las plazas, podría transformarse no en un motor de cambio sino en gasolina para el fascismo.

Una de las características del bipartidismo de izquierdas es que alberga, desconectados y hasta reñidos, a miles y miles de militantes comprometidos y lúcidos cuya reunión e integración es imposible. En efecto, una de las consecuencias de ese modelo de militancia, en el marco del régimen de bipartidismo hegemónico asfixiante, con sus talones de acero mediáticos y sus leyes electorales tramposas, es que no puede acumular fuerzas sino sólo dispersarlas, desperdigarlas cuánticamente. La otra consecuencia es que tiende por eso mismo, en virtud de su coraje introspectivo, a elaborar estrategias y análisis a partir de la militancia misma, olvidando la fuente y el destinatario de todo cambio social, así como de la propia actividad militante: la sociedad real construida en otra parte, por otras fuerzas, una sociedad cansada compuesta no de militantes sino de parados, trabajadores precarios, amas de casa en dificultades, rehenes consumidores, etc. que tienen poco tiempo para militar, pero que podrían razonar mejor de lo que lo hacen (y que, además de votar, hablan, se intercambian información y “militan”, a su manera, en asociaciones de padres, parques, peluquerías y asambleas de vecinos). En general (y esta es una discusión política no coyuntural para otro debate) yo creo que, ni en esta ni en ninguna otra sociedad posible, se puede exigir a los ciudadanos que intervengan en todo momento; de lo que se trata es de contar con los mecanismos institucionales que nos permitan intervenir en cualquier momento. Ahora bien, en las circunstancias concretas por las que estamos atravesando, este principio me parece aún más evidente: no podemos cometer el error de elaborar discursos y prácticas para militantes cuando precisamente ese modelo de militancia ha revelado en las últimas décadas -al mismo tiempo que su heroísmo y su valor- sus límites políticos. El malestar social existente es el malestar social que realmente existe, crecido a espaldas de la conciencia política, en el hedonismo de masas, en la gelatina de una democracia abstracta, al calor de una crisis que seguimos tratando de creer coyuntural y meteorológica. Podemos invocar el nombre del pueblo una y otra vez olvidándonos de él; podemos seguir militando al margen de los riesgos del “sentido común”, sobreviviendo en las celdas subterráneas en las que nos encontrábamos cuando estalló el 15M; podemos seguir pensando en una revolución sin sociedad o para una sociedad que ya construiremos ortopédicamente (con consignas y policía revolucionaria) cuando triunfe nuestra partícula. Pero esta estrategia nos pone claramente fuera de juego, y fuera de juego no podemos sino alimentar nuestra introspección jeroglífica, alejándonos cada vez más de la realidad.

También podemos preguntarnos qué hacer con este malestar social. Frente a esta pregunta hay dos posibles respuestas. Una es tomar el malestar social como una “oportunidad”, en sentido puramente partidista, lo que nos convertiría en oportunistas. Al menos desde la salida de la dirección de IU de Julio Anguita, ésta ha sido la estrategia de la izquierda institucional. Alguna críticas dan por hecho que Podemos se inscribe en esta misma lógica oportunista; hay una especie de condena preventiva cuyo fundamento suspicaz podemos compartir, pero que tiene también una peligrosa dimensión casándrica cuya potencia performativa -la gravedad terrestre del pesimismo- incide poco en la realidad pero mucho, y para mal, en los ámbitos militantes. Si Podemos es una respuesta oportunista y militante a la efervescencia del malestar social, les retiraré mi apoyo apenas esa deriva se haga evidente. Entre tanto, si apoyo la iniciativa es porque creo que el malestar social no es una “oportunidad” sino una urgencia: la urgencia de una intervención que sea al mismo tiempo extensiva en su ambición y autopedagógica en su práctica; es decir, que integre la aceptación de los límites del malestar social (sus partes necrosadas y “alienadas”) junto a la necesidad de desplazar esos límites desde dentro. Podemos quiere interpelar a toda la izquierda, la militante y la no militante, la partidista y la líquida, incluso a la izquierda que aún no sabe que lo es (pienso en mi suegra, que durante años votó al PP sin convicción y que votaría a una candidatura de Pablo Iglesias), pero no para pedirle un voto ni para pedirle que milite, sino a modo de vector auto-educativo y auto-organizado de un malestar social que tiene que encontrar a medio plazo su vehículo y su discurso si es que quiere -todo lo que no sea eso es hoy apocalipsis- tomar el poder. El error de la mayor parte de las críticas a Podemos, casi siempre razonables, es que se trata de críticas militantes y para militantes.

Esta necesidad de situarse entre el oportunismo y la militancia justificarían, a mi juicio, algunos aspectos de la iniciativa que me gustan muy poco. Uno es la cuestión del liderazgo. Precisamente el 15M -recordaba Taibo-, con su zapa anti-régimen, surgió contra un formato político en el que el liderazgo vertical ocupa un papel central. Pero precisamente ese rechazo de principio, con su levadura inicial, frenó los procesos de auto-organización de las movilizaciones, que se mostraron más fuertes e incisivas, de modo paradójico, allí donde no se aplicaba de manera estricta ese principio: es el caso, por ejemplo, de la PAH y Ada Colau. Aquí hay también una discusión no coyuntural sobre la superación antropológica del liderazgo (¿podemos pensar en una ética sin ejemplos ni héroes?) y otra relativa a las circunstancias concretas restrictivas en que nos movemos. La sociedad realmente existente (y realmente insurgente) está forjada en el consumismo, el hedonismo de masas y la democracia abstracta, tres vértebras íntimamente asociadas a un espacio público secuestrado por el mercado y sus medios de comunicación. No estoy seguro de que “el ejemplo público” sea antropológicamente superable, pero lo que es incuestionable es el papel central, de legitimación y de manipulación, que juega en las sociedades capitalistas de mercado. Llevo años dedicado casi exclusivamente a escribir libros y artículos sobre el carácter ontológicamente determinante de ciertos formatos mediáticos y mercantiles (lo que he llamado el “gag visual”) y si de algo estoy convencido, mientras apoyo aPodemos, es de que este modelo de liderazgo no va a llevarnos a la sociedad que yo quiero. Pero es que en estos momentos lo que no quiero es lo que yo quiero. Quiero un poco menos. Querer más es renunciar a todo. Mucho me temo que el rechazo abstracto del liderazgo es típico de gente como yo: intelectuales individualistas que muchas veces pretenden convertirse en líderes del no-liderazgo; es decir, en líderes ineficaces. La alternativa realmente existente (en un marco, insisto, en el que la urgencia es el dato más relevante) no es la que opone liderazgo a no liderazgo sino la que opone distintos tipos de liderazgo, distintos tanto en la expresión como en el anclaje. ¿Evo Morales o Berlusconi? ¿Ada ColauBeppe Grillo? ¿Pablo IglesiasBelén Esteban? ¿Nelson Mandela o Cristiano Ronaldo? Todo proyecto público es un monstruo sumergido en el mal porque la visibilidad misma está en manos de fuerzas que domina el enemigo. Pero dicho esto, no parece que nos quede otra alternativa que apostar por el pequeño margen de autonomía de la visibilidad, porque lo contrario de visibilidad es oscuridad y llevamos décadas moviéndonos en la oscuridad. En estas condiciones, además, lo contrario de visibilidad es asimismo “pureza”, pero por eso mismo la pureza conduce fatalmente a las tinieblas. Como antropólogo del capitalismo, choco con esta contradicción casi insuperable: la visibilidad es corrupción, la invisibilidad es muerte. Hay que jugársela, porque la pureza es tan elitista como la riqueza, pero socialmente impotente.

La cuestión del liderazgo es inseparable, por tanto, de la segunda cuestión que no me gusta: la del pragmatismo mediático. ¿Es Pablo Iglesias la buena elección y la buena estrategia? Los peligros son dos. El primero tiene que ver con el poder corruptor de los medios, cuyos formatos permiten muy pocos márgenes pedagógicos (pero sí quizás algunos). El segundo tiene que ver con la inteligencia; es decir, con el exceso de inteligencia. La combinación de medios corruptores y excesiva inteligencia es una amenaza para cualquier proyecto político de izquierdas. La inteligencia es un instrumento, pero es sobre todo una tentación. Y esa tentación, inscrita en cuerpos frágiles y juegos de poder complejos, se convierte en casi irresistible en contacto con la visibilidad mediática. En Podemos hay mucha y muy refinada inteligencia (Pablo Iglesias, pero también Monedero o Errejón) y a veces uno desearía que hubiera menos, y más femenina, aún a riesgo de debilitar los instrumentos. Pero si es necesario hacer estas críticas y advertir de los fundados peligros, no estamos en condiciones -me parece- de rechazar esos instrumentos privilegiados. Veamos; y toquemos y empujemos. Habrá que frenar ese exceso de inteligencia colectivizándola y feminizándola, elevándola hacia abajo, alzándola al nivel de la inteligencia media e invisible que debe en todo caso controlar el proyecto. Los líderes políticos son en general títeres de multinacionales o partidos financiados por multinacionales. ¿Es imposible fabricar un títere de colectivos, un muñeco de guante movido no por élites sino por enjambres ciudadanos? La experiencia de América Latina en los últimos años, con sus límites, retrocesos e imperfecciones, demuestra que no es imposible. En la división de trabajo de la construcción política, la “personalidad” no es una ventaja sino un trabajo, y no todo el mundo sirve para ese trabajo, como no todo el mundo sirve -o no de la misma manera- para escribir, componer una canción, montar un vídeo o mediar en un conflicto. Me alegro de no ser Pablo Iglesias pero me alegro de que exista.

La tercera cuestión que me inquieta es el marco electoral en el que surge la propuesta. ¿Se trata de presentarse a las elecciones? Si se trata de eso, me retiro. Pero no es ése el objetivo -me atrevo a decir- de los que apoyamos con más o menos reservas el proyecto. El objetivo es, me parece, acabar con el capitalismo, que es la causa de la crisis, de la destrucción del planeta, de los retrocesos democráticos y hasta de los obstáculos subjetivos. Pero para acabar con el capitalismo hace falta tomar el poder y hace falta tomarlo en las condiciones que nos impone el presente y que he citado más arriba: las de un bipartidismo de izquierdas incapaz de representar el malestar social existente y el de un malestar social existente que (en el supuesto de que fuera al mismo tiempo posible y deseable seguirlas) es incapaz de representarse vías no institucionales (o incluso no sistémicas) de transformación del sistema. La iniciativa Podemos se inscribe en este doble realismo: el de una izquierda limitada por su oportunismo o su pureza y el de un malestar social que se moviliza con fuerza en la calle, pero que busca una  gestión institucional que derrote y sustituya a la de “los que no les representan”. Si no nos damos prisa, el peligro, insisto, es que esa búsqueda acabe en un neofascismo o destropopulismo imparables (como ya anuncia el caso del UKIP inglés o del Frente Nacional en Francia).

¿Por qué presentarse a las elecciones europeas? Porque no significan nada. Pero ¿no es eso una contradicción? ¿Cómo tomar el poder a través de elecciones que no significan nada? Bueno, porque no se trata de tomar el poder mañana sino pasado mañana (pero no la semana que viene). Y para eso hoy tenemos que llamar al bipartidismo de izquierdas a pactar con la sociedad realmente existente, tenemos que arrastrar desde fuera a oportunistas y puros, no para que se unan entre sí sino para que se unan a los no-políticos y a los no-militantes. Una convocatoria electoral europea, que no plantea rivalidades partidistas decisivas ni activa cuotas de poder muy altas, parece una buena ocasión para esta negociación profunda y transversal. También porque la Unión Europea y sus instituciones se van a convertir cada vez más en centro simbólico -ya lo es económico- de las futuras batallas políticas entre las élites del capitalismo continental.

Pero como no se trata de ganar las elecciones sino de tomar el poder para acabar con el capitalismo y restablecer la democracia y ello en el contexto europeo de una pérdida creciente de derechos económicos, sociales y políticos y de pérdida -también- de confianza en las instituciones y en los procedimientos de gestión, el programa que de forma colectiva elabore Podemos (que, recuerdo, no es un partido) con vistas a una eventual coalición electoral, abierta a todos, debe incluir propuestas institucionales y económicas, ecológicas y democráticas, y también sin duda la discusión sobre la salida del euro antes de que el destropopulismo se apropie de una causa que puede ser muy movilizadora en los peores términos, los de un nacionalismo excluyente y antidemocrático. En todo caso, la dificultad no será el programa -hace años que en la izquierda todos tenemos más o menos el mismo- sino el sujeto: quién, cómo y desde dónde se defienda. Si no lo intentamos, no podemos.
(*) Santiago Alba Rico. Filósofo y columnista. Es uno de los firmantes del manifiesto Mover ficha.

Pánico en PP, PSOE e IU por los “Podemos” de Pablo Iglesias

Leído en la weblog del Espía en el Congreso

“Pánico”, “desconcierto”, “temor”, “miedo”... La mayoría de los diputados de PP, PSOE e IU consultados sobre la irrupción electoral de las nuevas candidaturas electorales para el 25-M no pueden disimular su asombro y describe con esas palabras lo que está ocurriendo en el interior de sus formaciones políticas. Lo expresan en voz baja, en el salón de los Pasos Perdidos, en los pasillos de la M-30, en las cafeterías del Congreso y del Senado apurando hasta las heces los “gin tonics” subvencionados a 3,45 euros... “No creíamos que fueran capaces de hacerlo... pero lo han hecho”, expresa un parlamentario con la voz quebrada.

“Podemos” de Pablo Iglesias ha sembrado de dudas y zozobras a IU y PSOE porque se carcajeaban de su viabilidad. “a más de uno le da un infarto”, señala un presidente de comisión parlamentaria ya setenton, que afirma: “Reconozcámoslo, ellos son el futuro y nosotros el pasado”. Y otro pesimista más: “Los ciudadanos nos han dado la espalda y se han organizado. Esto es el fin”, reconoce en privado un letrado de la Cámara Baja muy cercano a uno de los partidos políticos afectados.

Pablo Iglesias: su nombre inquieta al PSOE y aterra a IU

Los tres partidos (PP, PSOE e IU) gobiernan en 15 de las 17 autonomías españolas y en la mayor parte de los ayuntamientos pero temen que un respaldo electoral el 25-M para “Podemos” suponga un vertiginoso deterioro en cascada para las siguientes elecciones municipales, autonómicas y nacionales de 2015. “No podemos hacer nada, si les atacamos les damos cancha, los hacemos víctimas y suben más pero si los silenciamos, crecen constantemente”, señala un asesor electoral de otro partido político asentado en las cámaras. La sustitución de la “casta” política española ha comenzado –se temen– y no saben como abordarla.

El programa de “Podemos” no deja lugar a dudas y puede consultarse en internet. En él se lee: “La impotencia o dejación de responsabilidades de los Gobiernos, la incapacidad voluntaria de los partidos políticos de gobierno, la conversión de los Parlamentos en órganos burocráticos y sin capacidad política y el desconcierto de los sindicatos han dejado a la ciudadanía abandonada a su propia suerte. ¿Tiene sentido que el 90% de la población que está sufriendo estas políticas no se dote de herramientas para crear un futuro más luminoso?”

"Podemos": jovenes ciudadanos mejor preparados que los antiguos políticos de la izquierda

En IU temen su discurso y por eso Cayo Lara se niega a realizar primarias abiertas a pesar del clamor de sus bases y del seguro revulsivo del joven profesor universitario. En el PSOE no pueden ni siquiera mentar su nombre, de tantas resonancias históricas en el socialismo: Pablo Iglesias apela a “esa mayoría social que ya no se reconoce en esta UE ni en un régimen corrupto sin regeneración posible”. Por ello pide respaldo para “Podemos” y que esta lista “suponga una amenaza real para el régimen bipartidista del PP y del PSOE y para quienes han secuestrado nuestra democracia”. Nacionalización de la banca privada, reconversión ecológica de la economía, salida de la OTAN, rotatividad de cargos e ingresos equivalentes al salario medio, son algunas de sus propuestas.

Mario Cortés (enfermo del hígado): “Moriré en pocos años si Sanidad no me costea mi tratamiento”

Muchos políticos aseguran que los medicamentos que necesitan enfermos como él pueden ser eliminados del pago público, sin tener en cuenta que de ellos dependen vidas como la suya.

Audio de la entrevista - Fuente: http://www.sanborondon.info/

SB-Noticias.- Mario Cortés Morales es un enfermo madrileño de Hepatitis C desde hace 18 años, que al igual que muchos otros enfermos de esta misma patología, no solo sufre las consecuencias de la enfermedad, sino que sufre el abandono de la Sanidad madrileña, no en vano hablamos de que los tratamientos que debe recibir son muy caros y no los costea Sanidad, lo que implica una segura sentencia de muerte porque no se medica.

Hablamos de una víctima de las nefastas políticas sanitarias del Partido Popular, partido cuyos recortes están enfocados a rentabilizar la atención médica privada a costa de las graves consecuencias que ello supone para enfermos como él y afirma que "Los grupos privados de la sanidad nos consideran enfermos no rentables".

Cortés explicó que cualquier persona que haya recibido una transfusión de sangre antes de 1990 puede estar infectado de hepatitis C, tras lo que indica que tras tantos años ya tiene fibrosis en su hígado, que le provocan grietas en el organismo, que cuando alcanzan un determinado tamaño, producen tumores y hepatocarcinoma, que en un 87% de los casos es una enfermedad mortal.

La enfermedad se mide en escala que va desde F0 a F4, última fase en donde las grietas del hígado son tan grandes que la enfermedad ya no responde al tratamiento con quimioterapia y añade que el tratamiento es novedoso, a través de inyecciones de un medicamento experimental llamado Interferon, convinado con otras pastillas.

De este modo, en 2007 entró en un proyecto de investigación, a través del cual recibió tratamiento con Interferon, pero estas inyecciones de quimioterapia, que tienen unos efectos secundarios muy fuertes, no le curaron la enfermedad, además de que este tratamiento requiere de otros tratamientos paliativos para calmar los efectos secundarios.

Lo único que consiguió en ese año que duró el tratamiento es que le echasen del trabajo en Telefónica, por lo que denunció su caso ante la comunidad de Madrid, que le concedió una minusvalía y añadió que como es lógico su enfermedad sigue avanzando, ahora ya ha llegado a la fase tres, pero debido a los recortes del Gobierno del PP en materia de sanidad, pero también en materia de investigación, no le valen los tratamientos que le ponen.

Activista social y miembro de la plataforma política La Izquierda, Mario Cortés dejó claro que muchos dirigentes políticos aseguran a la ligera que los medicamentos que necesitan enfermos como él pueden ser eliminados del pago público, sin tener en cuenta que de ellos dependen vidas como la suya, porque no puede costearse un seguro privado, ni adquirir los medicamentos con los que alargar la vida.

“Si no me dan mi medicación, en pocos años acabaré muriendo tras desarrollar un hepatocarcinoma en el hígado” dijo con la crudeza de la realidad que le toca vivir por culpa de las políticas neoliberales que están impregnando en servicios fundamentales como la Sanidad.